Lo que nos dicen las suscripciones de internet fijo sobre demografía y desigualdad en Colombia

Sabaneta, un municipio al sur de Medellín, tiene apenas 15 km² de superficie y es el municipio más pequeño de Colombia. De acuerdo con las proyecciones oficiales de población, se estima que en ese pequeño espacio hay 52.552 habitantes. Sin embargo recientemente han aparecido edificios de apartamentos de gran altura, centros comerciales y otros indicadores obvios de que su población crece. Se cree que <a href="http://www.elcolombiano.com/antioquia/en-3-anos-viviran-en-sabaneta-100-000-personas-YX3743809">ya son 70.000 y que pronto serán cerca de 120.000</a> ¿Cómo estar seguros de que es así? ¿Cómo resolver este problema de información si el último censo de población de Colombia fue en 2005 y aún parece que el próximo no será muy pronto? Con los registros de suscripciones a internet que <a href="http://colombiatic.mintic.gov.co/602/w3-propertyvalue-715.html">periódicamente publica el Ministerio de las TIC</a>.

El número de suscripciones a una conexión fija de internet por cada 100 habitantes es uno de los indicadores de la meta 17.6 (“Mejorar la cooperación regional e internacional Norte-Sur, Sur-Sur […] mediante un mecanismo mundial de facilitación de la tecnología”). En este gráfico se muestra este indicador para cada municipio de Colombia por cada trimestre de los últimos 4 años:

Y sucede que Sabaneta es la línea que viaja sola por encima de todas en lo más alto del gráfico. Este pequeño municipio, el más pequeño, tiene además la mayor proporción de suscripciones de internet fijo por habitantes en el país: en el segundo trimestre de 2016 había 44,9 personas por cada 100 conexiones fijas. Y eso lo deja muy lejos del segundo municipio de la lista, que curiosamente es su vecino, Envigado, en donde hay 27,0 personas por cada 100 conexiones.

Pero mientras Sabaneta tiene 52.000 habitantes, Envigado tiene 228.000. Y mientras en los últimos cuatro años la proporción de suscripciones a internet aumentó 22% en Envigado y 29% en Medellín, en el mismo lapso este indicador aumentó en Sabaneta a razón de 83%.

Haciendo una simple regla de tres con la misma proporción de conexiones por persona de Envigado podríamos decir que hoy en Sabaneta habitan realmente alrededor de 87.000 personas. Pero será necesario esperar el próximo censo para confirmarlo.

No obstante, la tendencia en municipios en los que se cree que hay rápido crecimiento de la población, como las ciudades dormitorio de Bogotá, es similar, con relaciones entre suscripciones y habitantes que crecen vertiginosamente.

En Colombia las proyecciones de población dependen hoy de los registros oficiales de nacimientos y muertes. En otros países, los censos también suelen proyectarse gracias a los registros municipales de población, donde se consignan los cambios de residencia. Pero estos registros no se llevan a cabo en Colombia. A falta de ellos, esta radiografía de los hogares, que se actualiza cada tres meses, podría ser una fuente alternativa para complementar y evaluar las proyecciones. Algo similar se ha hecho usando los registros de <a href="http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0145091">llamadas hechas por celular para entender la forma como se desplazan los colombianos en su territorio</a>.

Diferencias territoriales: el panorama

Según el criterio de suscripciones por cada 100 personas no todos los departamentos del territorio colombiano están igualmente conectados. Pero recientemente en algunos municipios ha habido un aumento de conexiones por personas que en términos relativos es muy grande, hasta dejarlos más cerca de la tasa nacional de 11,8 conexiones por cada 100 personas.

Este gráfico muestra cómo para cada municipio se ha desplazado su tasa de conexiones desde el segundo trimestre de 2012 hasta el segundo trimestre de 2016.

Mientras más se extiende la línea hacia la derecha, más ha crecido su tasa desde 2012. Y mientras más se acercan a la línea de referencia en el eje vertical, que es la tasa nacional del segundo trimestre de 2016 (8,3), más llegan a parecerse a otros municipios más grandes y con más conexiones.

Los dos grupos que se forman, uno arriba y otro abajo, muestran que hay diferencias por regiones.

Entre los municipios de la Orinoquia y la Amazonia quedan aún algunos que no tienen conexiones a internet. De los que ya registran alguna conexión, la mayor parte aún no la tenía en 2012.

En Cundinamarca, los municipios cercanos a Bogotá están más conectados y tienen una gran demanda de suscripciones, especialmente Soacha. Los municipios pequeños y periféricos comenzaron casi desde un nivel de 0:

En Antioquia también se aprecia la diferencia entre los municipios de la zona de influencia de Medellín y la periferia del departamento:

Sin embargo no todas las conexiones a internet son iguales. Otra forma de apreciar la marginalización y el bajo impacto cotidiano que puede tener el indicador de conexiones se encuentra indagando sobre qué proporción de ellas corresponde al segmento domiciliario. El resto de conexiones son de tipo corporativo y en cada vez menos ocasiones, conexiones de servicio público o destinadas a entidades del estado.

Este es el panorama municipal en el segundo trimestre de 2016:

Y este el departamental:

Mientras la mayoría de departamentos con mayor conectividad se encuentra sobre la línea nacional de 90,8% de suscripciones domiciliarias, algunos departamentos de muy baja conectividad tienden además a tener una alta, a veces total, proporción de suscripciones no domiciliarias. Podemos leerlo de otra forma: son municipios y departamentos donde, quizá salvo el de conexiones por teléfono móvil, no hay internet.