Sexualidad y derechos reproductivos en Colombia

La Encuesta Nacional de Demografía y Salud es un cuestionario estándar creado por el Programa de Encuestas de Demografía y se aplica en diversos países en vías de desarrollo y de renta media desde 1984. En estos países, es la base de los indicadores demográficos oficiales y la pauta para políticas de planificación, salud sexual, reproductiva y materno-infantil y de acciones contra la violencia sexual.

En México la encuesta se realizó una única vez, en 1987. Aún hoy, parte de los indicadores demográficos que ofrece el gobierno y por esa vía el Banco Mundial, corresponden a ese año.

En Costa Rica se realizó por primera vez la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva en 2010, basada en este este cuestionario, pero sin estar vinculada con la iniciativa. En 2015 se realizó una segunda encuesta.

En Colombia, la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) ha sido aplicada cada cinco años desde 1990 por Profamilia. La más reciente se realizó durante 2015, pero sus resultados no serán publicados hasta finales de este año, por lo que los últimos resultados con los que contamos actualmente corresponden a 2010.

Que el mismo instrumento se haya aplicado continuamente a lo largo de 20 años permite rastrear las tendencias en varios indicadores clave para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con la posibilidad de verlos de forma desagregada para niveles educativos y de ingresos, conglomerados geográficos, grupos de edades y, recientemente, departamentos.

Información para los ODS

La información que recoge la ENDS incluye variables relacionadas con los objetivos Salud y bienestar, Igualdad de género y Paz, justicia e instituciones sólidas.

La meta 3.1 considera que para “reducir la tasa mundial de mortalidad materna a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos” debe monitorearse la proporción de alumbramientos atendidos por personal calificado.

La meta 3.7 llama a “garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales”. Para este fin convoca a dar seguimiento a la evolución de la tasa de embarazo adolescente y a la proporción de mujeres casadas o libremente unidas que tienen satisfechas sus necesidades de planificación.

La meta 5.3 busca “eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina”. En este caso se rastrea la proporción de mujeres de 20 a 24 años que contrajeron matrimonio antes de los 15 y los 18 años.

La meta 5.2 propone “eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas” y hasta ahora sus dos indicadores corresponden a la proporción de mujeres de más de 15 años que han sido agredidas por sus compañeros u otras personas. No obstante, todavía no se han definido variables para este indicador.

Sin embargo, la meta 16.2, “poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños”, ya definió la proporción de jóvenes de 18 a 29 años, tanto mujeres como hombres, que habían sufrido violencia sexual a los 18 años como su indicador. La edición 2015 de la ENDS incluye por primera vez el segmento masculino dentro de sus encuestados.

A continuación podrá explorar estas y otras variables de la ENDS y observar cómo se comportan en el tiempo: